HomePartido    Juventud    Política internacional    Arte y cultura    Derechos Humanos    Mujer lucha   

Contra la guerra y por la paz en Irán y la región del Golfo Pérsico



El régimen teocrático de los islamistas en Teherán tiene por rehén a la nación iraní desde hace 28 años. Con medios de represión como la tortura, el asesinato, la violación y la confiscación de la propiedad privada de los ciudadanos iraníes, mantienen con vida su sistema totalitario.

Desde hace 28 años, no pasa un día en el que el régimen de los mullahs en Irán no torture y asesine a sus detenidos políticos.

A más de la mitad de la nación, todas las mujeres iraníes, se les ha privado de sus derechos. Las mujeres iraníes no gozan de igualdad, son reprimidas y son tratadas como personas de segunda clase por parte del mundo masculino islámico.

A partir de los 9 años, se aplica la ley de adultos. Siguiendo esta brutal ley, menores son fusilados en caso de delitos no graves como, por ejemplo, el robo de comida.

Con los ingresos del petróleo y el gas iraníes se financia grupúsculos armados como Hezbolah, Pastarán o Basij, además de decenas de asociaciones paramilitares, con el fin de mantener el poder de los clérigos fascistas.

De estos ingresos se financian también organizaciones terroristas a nivel mundial, entre ellas grupos de Hezbolah en todos los países del Cercano Oriente.

Las asociaciones terroristas del régimen se financian en todos los países europeos con el fin, entre otros, de liquidar a la oposición iraní. Además, se les encomienda realizar acciones terroristas en las naciones europeas como ataques con bomba, incendios y otros crímenes para presionar a los Gobiernos y naciones europeas y lograr imponer así sus metas políticas y económicas.

El rearme nuclear de Irán responde a esta política criminal de chantaje, extorsión e intimidación del mundo. Si el régimen totalitario de los islamistas alguna vez llega a estar en posesión de la bomba atómica, la utilizará sin el menor escrúpulo contra otras naciones. Por ello, el régimen islamista de Teherán no debe poseer la bomba atómica.

Para proteger la paz internacional se debe derrocar al régimen de los mullahs. Este régimen es un peligro para la Humanidad. Los Gobiernos europeos no deben cooperar con él para impulsar los intereses económicos de su industria. Deben apoyar a la oposición iraní para eliminarlo.

Una guerra en contra de Irán se dirigiría contra la nación iraní. La nación iraní sabe que este tipo de guerras impulsadas por Estados Unidos falsamente bajo el manto de la democratización de sistemas totalitarios en el Cercano Oriente sólo persiguen un fin: asegurar las fuentes energéticas en la región, especialmente de petróleo y de gas, para los consorcios estadounidenses.

La nación iraní sabe que la política exterior de los Estados Unidos ha sido la responsable de la eliminación de la Democracia. Fue la CIA, conjuntamente con la Casa Real y el clero iraní en 1953, quienes derrocaron mediante un golpe de Estado al Gobierno democráticamente electo del Dr. Mohamed Mosadegh. Por lo mismo, para la nación iraní la aseveración de la Administración estadounidense de querer fomentar la democracia en el Cercano Oriente no es más que demagogia y el pretexto para la anexión de nuestro país y el sostenimiento de la situación de guerra en el Cercano Oriente.

Saddam Hussein fue una marioneta que por orden estadounidense atacó militarmente a Irán en 1981. La Nación iraní sabe que el régimen de los mullahs llegó al poder con el apoyo estadounidense. También los talibanes en Afganistán son un fenómeno de la política exterior estadounidense.

Las víctimas de esta guerra serían civiles, y el conflicto no perjudicaría al régimen y ni a sus filiales, las milicias Pastarán y Basij.

Una guerra en contra de Irán no sería fácil de ganar. No se puede comparar a Irán con Irak. La nación iraní no permitiría una ocupación o intervención en su territorio.

La desarticulación del régimen de los mullahs y sus grupos terroristas debe darse por medio de un levantamiento del pueblo iraní y por medio de los partidos políticos en Irán. Después de abolir a los actuales dictadores en el país, ningún peligro surgirá desde Irán.

Teniendo esto en cuenta, exhortamos a los Gobiernos de la Unión Europea, de Estados Unidos y de la Comunidad Internacional evitar una intervención militar en Irán, puesto que el Cercano Oriente y toda la región se verían aún más desestabilizados.

Partido Social Demócrata de Irán Contra la guerra
01.09.2006

zurück

letzte Änderungen: 28.7.2015 12:50