HomePartido    Juventud    Política internacional    Arte y cultura    Derechos Humanos    Mujer lucha   

Los refugiados sirios denuncian que Irán participa en la represión de las protestas

Dos refugiadas sirias en el campo de la Media Luna Roja situado en Hatay, en Turquía. | AFP
Aseguran que se enfrentaron a unos militares que llevaban barba y que no hablaban árabe
La República Islámica ya negó categóricamente las acusaciones tras las denuncias del Reino Unido
Teherán, gran aliado de Damasco, apoya a todas las revueltas árabes menos que la de Siria
-----
Varios heridos sirios exiliados en Turquía afirman haber sido víctimas de los soldados iraníes en la represión de la contestación contra el presidente Bashar Asad. Aseguran que se enfrentaron a unos militares que llevaban barba -algo prohibido en el ejército de Damasco- y no hablaban árabe.

Los hechos se remontan al pasado 20 de mayo, durante la llamada 'Semana de la libertad', duramente reprimidos por las fuerzas de seguridad en Idlib, una ciudad al noroeste de Siria. "El viernes, a la salida de una mezquita, nos manifestábamos gritando eslóganes como "abajo el régimen". Las fuerzas de seguridad bloquearon los accesos de la ciudad y nos pegaron tiros", relata Mustafa, de 23 años, herido en la pierna izquierda y en el brazo por una bala.

"Había muchos policías vestidos de civiles, pero también muchos soldados iraníes", añade el joven. "Los he visto con mis propios ojos: el día anterior, les pedimos que no nos atacaran, pero no hablaban árabe. Llevaban barba, y eso está prohibido en el ejército sirio", añade el comerciante de metales, evocando a un "uniforme negro" que no es conocido en Siria.

Akram, un estudiante de 17 años encontrado en otro hospital de Anatolia, se refería a hombres vestidos del mismo color que disparaban sobre la población de un pequeño pueblo cerca de Idlib. "Eran sobre todo francotiradores. No hablaban árabe. Además, llevaban un modelo de armas que no conocíamos", explica el joven, herido en la pierna izquierda por una bala. Para él, la identidad de estos tiradores no da objeto a la duda. "Son iraníes, son baisijis", dijo en alusión los guardias de la Revolución, brazo armado de Teherán que dobla el ejército regular.

'Conspiración sionista'

La República Islámica ya negó categóricametne en el pasado que preste cualquier tipo de ayuda al Gobierno sirio para reprimir a los manifestantes. El encargado de negocios británico en Irán fue incluso llamado a consultas en Teherán después de que el premier David Cameron expresara ese tipo de suposiciones.

A los ojos de Irán, todos los ciudadanos de los países árabes que se están manifestando están en lo cierto, con una única excepción: Siria. En este último caso, se trata de una "conspiración de EEUU y de los sionistas". Lo cierto es que sin Damasco, la República Islámica se quedaría prácticamente sola en su política antiisraelí. Además, Siria es uno de sus aliados en el apoyo de las milicias de Hizboulá en el sur de Líbano.

Velit, un estudiante de 23 años refugiado en Turquía dice qye no puede asegurar que los militares que le reprimieron eran iraníes, "pero lo que es seguro es que no eran sirios". Los soldados que se cruzaron con él "portaban uniformes negros, zapatos blancos, barbas muy largas y las cabezas rapadas", según la descripción del estudiante. "Eran soldados enormes, muy fuertes. Tenían fusiles con visor".

La confirmación de estas declaraciones ha sido difícil por la imposibilidad que tienen los periodistas para desplazarse por Siria. En un artículo publicado a finales de mayo, 'The Washington Post' informó de que Irán estaba enviando instructores y consejeros a Siria para ayudar al régimen a controlar las manifestaciones que amenazan su principal aliado en la región. Teherán desmintió totalmente las informaciones sobre su implicación en Siria.


http://www.elmundo.es/elmundo/2011/06/09/internacional/1307627395.html

zurück

letzte Änderungen: 28.7.2015 12:50