HomePartido    Juventud    Política internacional    Arte y cultura    Derechos Humanos    Mujer lucha   

Irán: la guerra secreta contra los Bahá `ís


Al contrario de las declaraciones del periódico El País, no existe una guerra secreta en contra de los Bahais en Irán. Esta guerra es una guerra declarada y abierta. Los Bahais son violados, torturados y asesinados por el régimen islámico-fascista de Irán desde hace más de tres décadas. Este régimen debe ser erradicado. (Partido Social Demócrata de Irán)


Represión. El régimen empezó asesinándolos; ahora prefiere aislarlos de la sociedad

¿Te interesa esta noticia?
CARLOS TAPIA

A Sharama Reza`í, un joven de la comunidad bahá`í que servía como recluta en la base militar de Rasht, en Irán, le pegaron tres tiros en la cabeza. El oficial de mando que lo mató dijo que fue un error. Lo condenaron a pagar el precio de las tres balas.

Masha`llah Enayati, residente de la capital, Teherán, pereció por las torturas que recibió en prisión. Lo habían arrestado por visitar su comunidad natal, Ardistan, y asistir a una reunión bahá`í. Se lo trasladó a la cárcel de Isfahán, donde lo golpearon en todas las partes de su cuerpo. En el casillero "Causa de la muerte" del certificado de defunción tan solo dice: "Se conocerá más adelante".

Reza`í y Enayati fueron asesinados en 1997 y no se hizo justicia. Desde ese entonces la comunidad internacional, principalmente de la mano de las Naciones Unidas y de distintas Organizaciones No Gubernamentales ha denunciado la situación de los bahá`ís en Irán. Es cierto que ahora los atropellos no llevan a la muerte, pero, de todos modos, el brazo de la revolución iraní sigue dando azotes sobre esta comunidad.


Con sus 300.000 fieles, los bahá`ís son la minoría religiosa más grande de Irán. En el mundo son unos 6 millones. Las cifras fueron otorgadas a El País por la Comunidad Bahá`í en el Uruguay, que sostienen que en el país viven unos 6.000 bahá`ís.

Según denuncian, en Irán se calcula que 200 bahá`ís han sido asesinados, cientos más fueron encarcelados y miles vieron como sus propiedades y negocios les fueron confiscados. Muchos fueron apartados de sus empleos y ni siquiera tuvieron derecho a cobrar pensiones. Los lugares sagrados de la comunidad fueron destruidos.

Los casos de Reza`í y Enayati forman parte de una serie de documentos publicados en el libro Desde el corazón de Irán. Los bahá`ís: la esperanza oprimida, del escritor español -que no es bahá`í- Rafael Cerrato, que la semana pasada visitó Uruguay.

"En Irán los bahá`ís siguen siendo perseguidos. Pero claro, ante las presiones internacionales la represión hoy es más sutil. Ahora se trata de ahogar económicamente a la comunidad. La manera principal que tienen es ir contra la juventud. Los ahogan. No los dejan estudiar en las universidades. Si se forma un grupo de estudio en las casas, en caso de ser descubiertos, se les quita todo el material", señala Cerrato a El País.

Después de la Revolución Islámica de 1979, y hasta ahora los niños y jóvenes bahá`ís fueron expulsados de los centros de estudio. En 1990, gracias a las presiones internacionales, se les permitió el acceso a las escuelas primarias y secundarias, pero, hasta hoy en día, la situación en las universidades es distinta.

Irán reconoce oficialmente tan solo cuatro religiones: Islam, Cristianismo, Judaísmo y Zoroastrismo. Cuando se ingresa a la Universidad es necesario declarar a cuál de estas cuatro -tan solo de estas cuatro- uno pertenece.

Un memorando secreto del año 1991, publicado en el libro de Cerrato, que habría sido redactado por el Consejo Revolucionario Supremo de la Cultura de Irán, a petición expresa del Guía Supremo de la República Islámica, el Ayatolá Alí Jamanei, y del entonces presidente iraní Alí Akbar Hashemi Rafsanjani, señala: "Deben ser expulsados de las universidades, ya sea durante los trámites de matrícula, o en el curso de sus estudios tan pronto como se compruebe que son bahá`ís".

En 2003, gracias a la incidencia de los órganos de derechos humanos de las Naciones Unidas, se anunció que se prescindiría de la pregunta sobre la opción religiosa en la cartilla de inscripción a los centros de estudio. Luego de esto, en 2004, unos 1.000 jóvenes bahá`ís se inscribieron para dar la prueba de ingreso. Sin embargo, en la tarea, que incluía exámenes de matemáticas, literatura, historia y otras materias, también se incluía una prueba de religión. Y tan solo se ofrecían cuatro variantes: Islam, Cristianismo, Judaísmo y Zoroastrismo. La mayoría de los bahá`ís se sometieron a la prueba de Islam, religión que conocían bien por la formación obligatoria que se les da en las escuelas. Cuando se les dio los resultados se incluyó en el papel un impreso que decía: "Religión: Islam". Se quejaron al gobierno y éste, tras un largo trámite, accedió a quitar el casillero "religión" del papel. Sin embargo, y aunque unos 800 estudiantes obtuvieron buenas calificaciones, mejores a las de algunos musulmanes, tan solo 10 fueron admitidos en las universidades. En señal de protesta, estos pocos renunciaron a sus estudios.

"Irán es un régimen teocrático, hay que poner para todo la religión en los documentos públicos. Si dos bahá`ís se casan, como el matrimonio no es oficial la mujer es adúltera. Ellos por las circunstancias históricas se desarrollan en Israel, hoy el gran enemigo de Irán. Si un bahá`í viaja a Israel y luego decide regresar, cuando entre al país será considerado un enemigo del régimen, un espía", explica Cerrato.

Por eso, la única opción para que un joven iraní y bahá`í progrese es irse del país. Y no es nada fácil. "Es muy difícil que te den el permiso. Yo conocí a una chica cuando presenté el libro en Miami que me contó esto: no la dejaron salir de Irán durante muchos años hasta que con insistencia lo logró, pero no pudo hacer que la dejaran ir con sus certificados de estudios secundarios. Se fue a Chicago e intentó ingresar a una Universidad. Como no tenía los papeles, desde el centro educativo se comunicaron con la comunidad bahá`í en Irán para que confirmasen que había cursado y luego le hicieron una prueba de ingreso", relata el escritor.

"Es claro que al régimen de Irán le importa un comino todo. Y ahora van contra los jóvenes, pero no tendrán problema en volver a utilizar la fuerza bruta. Además, de estos países sale muy poca información, es difícil saber a ciencia cierta qué pasa", prosigue Cerrato. Pero hay algo que es lo que más le preocupa: "El memorando secreto del régimen habla de una persecución a nivel mundial. Esto es muy osado y puede tener repercusiones en el día de mañana".



El País Digital
Anuncios Google]http://www.elpais.com.uy/110925/pinter-595505/internacional/iran-la-guerra-secreta-contra-los-baha-is/

zurück

letzte Änderungen: 15.8.2015 5:48